¿Cómo se quitan las agujetas?

¿Son tus primeros días haciendo deporte y notas dolor muscular? Efectivamente, se llaman agujetas. A continuación, te explicamos cuánto duran y cómo se quitan.

Pero antes, ¿qué son las agujetas? Son microrroturas que sufren los músculos tras haber realizado un exceso de esfuerzo físico al que no estamos acostumbrados. Realmente se producen en la fascia, membrana que recubre el músculo, y que provoca pérdida de fuerza muscular de hasta un 10-12%, según el secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), José Sánchez-Ferrer.

¿Cuánto duran las agujetas?

Las agujetas aparecen entre las 12 y 24 horas después del esfuerzo físico. Aunque a partir de las 48 horas es cuando las agujetas suelen ser más intensas. El fisioterapeuta Sánchez-Ferrer, afirma que esto ocurre “debido a un proceso de metabolización de proteínas que se destruyen durante el ejercicio y que tienen un ciclo aproximadamente de 48 horas”. Durante ese período, “se producen grandes descargas de sustancias muy irritantes para las fibras musculares y para sus terminaciones nerviosas”.

En condiciones normales, si el ejercicio ha supuesto un elevado grado de esfuerzo, al cual el organismo no está acostumbrado, la fatiga es mayor y posiblemente las agujetas perdurarán más en el tiempo. De normal, suelen durar entre 4 y 7 días.

¿Cómo quitar o minimizar las agujetas?

Siempre se dice que es mejor prevenir que curar, por ello debes saber que, es muy importante realizar siempre un calentamiento previo de 5 o 10 minutos antes de comenzar la actividad física, ya que así preparamos la musculatura, que además de prevenir las agujetas, ayudará a evitar lesiones. Una vez hayas finalizado el entrenamiento, también es fundamental realizar estiramientos para conseguir que tus músculos se recuperen mucho más rápido del esfuerzo físico.

Pero una vez que ya han aparecido, ¿cómo podemos minimizarlas o incluso quitarlas? Toma nota de los siguientes consejos:

Realiza estiramientos suaves y actividad física moderada

El hecho de tener agujetas no significa que no puedas realizar actividad física durante este tiempo. Aunque notes dolor muscular y pienses que no vas a poder realizar más ejercicio, ya que casi no puedes ni moverte, realizar estiramientos suaves ayudará a que los músculos estén activos y vayan ganado elasticidad para una recuperación más rápida.

En nuestro centro tenemos clases de 15 minutos de estiramientos ¡Apúntate y te sentirás mucho mejor!

Utilizar el Foam Roller

El Foam Rolling es un material que encontrarás en nuestros centros. Se trata de un rodillo de espuma que sirve para tratar las contracturas y los nudos de los músculos y disminuir el impacto de las agujetas después del entrenamiento.

Si nunca lo has utilizado, pregunta a nuestros técnicos, ellos te explicarán cómo funcionan y cuáles son los ejercicios que necesitas realizar según tus necesidades.

Mantén una buena hidratación

Las fibras musculares afectadas por las agujetas pierden agua y algunos minerales. Por tanto, para que puedas recuperarte más rápido, asegúrate de mantenerte bien hidratado. Además de beber al menos 1,5 litros de agua al día, recuerda incluir caldos e infusiones en tu día a día.

Dúchate con agua fría

Las fibras musculares se inflaman por las agujetas, por lo que el frío conseguirá desinflamarlas y aliviar esos dolores musculares. Por ello, te recomendamos una ducha fría tras realizar ejercicio físico.

¿Sirve el agua con azúcar para quitar las agujetas?

La respuesta es no, no sirve el agua con azúcar para quitar las agujetas. Numerosos estudios han desmentido este mito. Anteriormente, se pensaba que las agujetas aparecían por los cristales de ácido láctico que se formaban en los músculos, y que la glucosa servía para eliminarlos, pero ni siquiera existen estos cristales. En definitiva, con estos consejos conseguirás una recuperación más rápida y completa para minimizar o incluso quitar tus agujetas. Recuerda no rendirte y seguir haciendo ejercicio de manera moderada y progresiva, y mantenerte bien hidratado. Sin olvidar, la importancia del calentamiento previo y los estiramientos post entrenamiento.