Consejos para nadar en aguas abiertas

A través de este artículo, desde el equipo de agua de Viding os damos las herramientas básicas para que conozcáis cómo nadar en el mar o aguas abiertas y podáis conseguir un desarrollo físico completo.

Consejos para nadar en el mar

Para preparar una experiencia gratificante en el mar es importante prepararnos para este momento. Por eso os recomendamos seguir estos consejos:

1.      Utilizar de neopreno

No es lo mismo nadar en verano o en inverno por el contraste térmico del agua sobre la temperatura de nuestro cuerpo. Para poder disminuir la diferencia de temperatura, existen trajes de baños completos llamados neoprenos para mitigar la diferencia de temperatura del mar.

Como referencia, el cuerpo humano entra en hipotermia con temperaturas por debajo de 14 grados. Hay que recalcar que en las competiciones de triatlón el uso de neopreno es obligatorio cuando la temperatura del agua es inferior a 24 grados incluso se limita el tiempo de nado en temperaturas cercanas a 14 grados.

2.      Ver con antelación el estado del mar

Para mitigar la incertidumbre climática tenemos a nuestra disposición aplicaciones móviles donde nos detallan:

  • El estado del mar
  • La dirección y fuerza del viento y de las corrientes marinas.
  • Intensidad de los rayos UV
  • Temperatura ambiente y del agua.

Recomendamos consultarlo antes de entrenar.

3.      Calentar en seco

Una vez hayamos revisado el estado del mar y estemos en el lugar de entrenamiento, realizaremos un calentamiento en seco en la misma playa y nos focalizaremos principalmente en las articulaciones de los hombros. Posteriormente iremos entrando progresivamente en el agua para que el cuerpo vaya asimilando la temperatura.

4.      Localizar boyas

Otro aspecto importante, es tener localizadas las boyas en el mar. Estas nos delimitan la zona de baño con la zona de embarcaciones recreativas a motor. Gracias a estos elementos podemos orientarnos durante el transcurso de nuestro entrenamiento y conocer la distancia transcurrida hasta el momento.

5.      Respirar por ambos lados

El nado en aguas abiertas es ligeramente distinto al nado en piscina principalmente por el hecho de que en el mar nuestro entorno es cambiante y necesitamos orientarnos constantemente.

Además de visualizar las boyas, para conseguir una óptima orientación es recomendable saber respirar por ambos lados. Esto nos ayudará a tener una segunda opción si las olas nos salpican a la cara y no podemos respirar de forma eficiente por uno de los dos laterales.

6.      Nadar en perpendicular

Cabe recordar que el transcurso de la travesía mayoritariamente transcurre paralela a la costa en ningún caso perpendicular por el riesgo que esto conlleva si tenemos alguna dificultad durante nuestro entrenamiento.

Un consejo para conseguir salir victorioso ante las corrientes marinas consiste en nunca confrontarse con ellas, debido a que las corrientes son infinitamente más fuertes que nosotros y no se desgastan con el tiempo.

“Si nadamos a contracorriente tenemos todas las de perder”

Para superar una corriente adversa debemos nadar de forma perpendicular y una vez fuera ir nadando hacia la costa.

7.      Usar baliza

Además, tenemos que ser conscientes que cuando nadamos en el mar abierto estamos obligados a señalizarnos con una baliza en forma de boya durante toda nuestra travesía para que los demás navegantes y bañistas nos puedan ver.

Beneficios de nadar en el mar

Los deportes de agua son conocidos por sus beneficios en el trabajo de las articulaciones y también en el mantenimiento de la condición física.

Las diferencias de nadar en el mar respeto a la piscina es la gran variedad de estímulos externos que nos afectan durante la travesía. Estos estímulos externos obligan al cuerpo adaptar los sentidos y hacerlos más eficiente ante los imprevistos de la natación.

  • La composición del agua marina ayuda a mitigar las irritaciones del sistema respiratorio.
  • Debido a las fluctuaciones de nuestro cuerpo con la superficie del mar y el oleaje es una buena forma de desarrollar el sentido del equilibrio. Para preparar previamente nuestro sentido del equilibrio es recomendable realizar sesiones de natación de más corta a más larga duración donde el oleaje sea mínimo para poder entrenar el sentido del equilibrio. En nuestros centros Viding tenemos cursos y clases de natación, ¡apúntate!
  • Gracias a la constante corrección de la orientación de nuestro cuerpo durante la travesía provoca que nuestra visión periférica trabaje constantemente repercutiendo directamente en nuestras actividades diarias y ayudándonos a poder ver sin fijarnos.

­En Viding tenemos todas las herramientas para poder afrontar la experiencia de nadar al mar abierto con total seguridad y diversión.

Son muchos los vidingos/as que son principiantes en la natación en el mar y desde Viding proponemos iniciarnos en la piscina con actividades como Viding swimmers o a través de nuestros cursillos donde aprenderemos a entrenar con oleaje y también a superar nuestros miedos ¡Apúntate en la recepción de tu centro Viding!

Muy importante tener controlados los elementos que nos rodean, así como las necesidades de nuestro cuerpo en forma de una correcta hidratación. También advertir a un familiar/amigo informado del recorrido y la duración de este.

En definitiva, nadar en el mar es una experiencia única apropiada para todos los públicos, pero siempre con un buen asesoramiento por nuestros profesionales de Viding.

Aleix Arnau · Viding Sant Jordi