Jugamos y aprendemos

¿QUE METODOLOGÍA UTILIZAMOS Y POR QUÉ?

La actividad acuática ha ido pasando de ser una disciplina única cuya finalidad era aprender a nadar, a tener unas connotaciones rehabilitadoras, de prevención, lúdicas y educativas.

Nosotros planteamos la actividad desde un punto de vista Educativo-formativo:

Educativo porque hablamos de respeto por la evolución natural del niño, porque intentamos facilitar que viva sus experiencias sin imposiciones ajenas a su voluntad (sin forzarle a realizar tareas para las que todavía no está listo, maduro). Apostamos por una metodología sin llantos ni estrés.

Formativo porque favorecemos el proceso de desarrollo mediante un gran bagaje de vivencias motrices, físicas y psíquicas. Por tanto, nos marcaremos objetivos a nivel social, cognitivo y psicomotriz.

 Utilizamos el juego como herramienta de trabajo, pero cada juego tiene una finalidad, no se trata de jugar por jugar.

Aunque la autonomía del bebé no es el principal y único objetivo de nuestra metodología de trabajo, proponemos actividades que le ayuden a alcanzarlo a medio o largo plazo. Nuestras propuestas pedagógicas favorecen la familiarización del bebé con el medio a través del juego (lenguaje universal del niño)

El juego capacita al niño para practicar la coordinación neuromuscular y aprender a lidiar con el espacio y los objetos que observa en su ambiente. El juego le permite estimular la coordinación visual y motora y explorar nuevos objetos. Desarrolla su imaginación y la fantasía, y la expresión de sentimientos mediante mensajes verbales y no verbales.

Es importante el «juego simbólico», que es aquel en el que las cosas representan símbolos que son los que el niño necesita para alimentar su vida afectiva.

Mediante el juego y más adelante el deporte informal, el niño aprende la ética de la cultura, el éxito individual y grupal, el juego leal y el dominio de sí mismo.
El juego fomenta el desarrollo de la personalidad y lo ayuda en su aprendizaje de la conducta social.

NORMAS DIDÁCTICAS

1º- Nos basamos en una metodología educativa-formativa i no recreativa. Utilizaremos el juego como herramienta de trabajo, pero cada juego tendrá una finalidad (no se trata de jugar por jugar).

2º- Hablamos con el tono adecuado a los niños y no les forzamos. Nunca se obligará a un niño a hacer algún ejercicio que no esté preparado para hacer (ejemplo una inmersión)

3º- Generamos buenas y sanas relaciones con los niños

4º-Tener a los alumnos y a los padres centrados y atentos al inicio de la sesión para poder explicar cuáles son los objetivos de la sesión y cómo vamos a desarrollarla

5º- Controlamos  visualmente al grupo, lámina de agua y entorno

6º- Utilizamos recursos exentos de peligro i zonas adecuadas ejemplo tobogán colchonetas steps…y evitamos que los niños adopten actitudes peligrosas

7º- Sabemos de antemano cuál es el objetivo de la sesión, cuáles son los materiales a utilizar y cómo se desarrolla la sesión.

8º- La actitud positiva durante la clase es imprescindible.

9º- Dinamizamos las clases constantemente.

10º- Realizamos corrección técnica de los ejercicios mal ejecutados y remarcamos los ejercicios y actitudes correctas.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra.

ACEPTAR
Aviso de cookies